21.4.10

La cruda verdad es mi amor platónico♥

¿Sabes qué es lo que odio (ahora)? Odio que las cosas (incluso mis pensamientos) cambien tan rápido. No estoy diciendo que odio los cambios, para nada. Lo más triste es no tener por qué cambiar, dijo nosequién alguna vez. Lo que no me gusta no son los cambios, sino los efectos que estos tienen en mí. Dudas más que nada, no saber qué es lo que me conviene y qué es lo que me hace mal.
Mi típica situación es la de que el otro te avisa todo a último momento: que no se van a ver porque tienen sueño (puras bizarreadas), que se le complicaron los planes dramáticamente o que no te ama más, que no te aguanta más (no aguantan mis errores, aclarémoslo). Podes tener un contratiempo, una situación especial. Soy humana, vivo en el planeta Tierra y lo entiendo, te juro que lo entiendo. Pero, cuando dejas pasar más tiempo del conveniente, ¿qué mierda querés decir con eso?
  • ¿Que no te animás a decirme las cosas en la cara?
  • ¿Que te cansaste, que te aburriste de mí?
  • ¿Que te quedaste sin excusas, sin mentiras?
  • ¿Que te estás reprimiendo a vos mismo, que enterras tus verdaderos sentimientos para hacer las cosas de la manera fácil y dolorosa?
Sí: ya sé que tal vez le presto demasiada (y demasiada EN SERIO) atención e importancia a la sinceridad, pero soy así. Soy Rocío, soy Lolita, y amo la sinceridad. Aunque la verdad signifique mi fin, la voy a defender a muerte. Y cuando me refiero a la verdad DE VERDAD, no me refiero a la caradurez, para nada. Solo me parece muy admirable que una persona tenga la valentía y la seguridad suficiente para decir lo que piensa, sin que los demás (con sus opiniones, obviamente; están en todo su derecho de opinar) les impongan nada.
No me crean una estúpida, sé muy bien que las mentiras empalagosas son muy fáciles de digerir, porque es lo que nos gusta escuchar y que queremos creer que es la "realidad". Pero no, NO LO ES. Lo sé, lo viví y lo aprendí. Por eso ahora AMO con todo mi ser a la sinceridad que tiene naturaleza de ayudarnos a mejorar.

Una mentira te hace sonreír en el momento, una verdad tal vez no.
Pero las mentiras con el tiempo se descubren, con el tiempo duelen. Las verdades, en cambio, se aprecian con el tiempo.

Así que ya sabés, si me amás, a mi no me vengas con mentiras


TUESDAY:(puaj!)
20.04.10 1139 a.m.

2 comentarios:

  1. me gustó mucho la reflexion del final.. es verdad, sin dudarlo a la larga la honestidad ayuda por más que en su momento no hubiera parecido lo mejor..

    ResponderEliminar

Sólo palabras sinceras.